Saltar al contenido

Infusión de canela

canela

La canela es una de las especias más conocidas del mundo y una de las más utilizadas en la cocina. Se extrae del árbol de la canela, cuya denominación científica es Cinnamomum zeylanicum. Este nombre viene del griego, en concreto de la palabra Kinnamon, que se traduce como madera dulce.

Aunque la canela se usa principalmente para condimentar platos, hay que tener en cuenta que esta especia ofrece un gran número de propiedades medicinales, de ahí que se haya utilizado para este fin desde hace muchos años.

A pesar de que la canela es mundialmente conocida en la actualidad, su origen se remonta a la parte Oriente del planeta. Principalmente los mayores cultivos se concentran en India, Sri Lanka y gran parte del sur de Asia. Para obtener la canela lo que hay que hacer es frotar las ramas y pelar la corteza de la planta.

Durante tiempos antiguos se pensaba que beber infusión de canela permitía que los hombres recuperaran la virilidad y superaran sus problemas de impotencia. De ello se ocupaba la función afrodisíaca que siempre ha tenido la bebida.

Esta infusión tiene en su composición numerosos nutrientes, minerales y vitaminas. De esta manera, si tomamos un poco de canela de manera diaria estaremos aportando a nuestro organismo una gran cantidad de hierro, calcio, magnesio y vitamina C, entre otros componentes positivos.

Aunque el sabor de la canela es muy agradable, las infusiones se pueden preparar con la combinación de otras plantas para que el sabor se modifique al gusto de quien la consuma. La opción más recurrente en este sentido es el laurel, con el que encaja perfectamente y que le proporciona una serie de beneficios adicionales.

¿Cómo preparar un té de canela?

Ingredientes:

  • Canela (media ramita)
  • Agua (una taza)
  • Edulcorante (al gusto)

Pasos:

  1. Echamos en un cazo agua y la canela.
  2. Calentamos la mezcla hasta que hierva.
  3. Dejamos reposar durante unos minutos.
  4. Nos fijamos en que la rama se haya quedado en el fondo del cazo para poder servir. Hay que tener cuidado para que la mezcla no se mueva demasiado.
  5. Endulzamos al gusto, pero es conveniente no echar demasiado edulcorante.

 

En la antigüedad el uso de la canela era famosa en las zonas rurales españolas para ayudar a los niños a conciliar el sueño gracias a su función relajante, la cual sigue siendo popular hoy día.

También existía la costumbre de que las mujeres la usaran para superar los dolores menstruales, habiendo sido desde siempre uno de los remedios de la abuela mejor valorados.

Otras infusiones que no te puedes perder muy recomendables:

 

5 (100%) 7 votes